Pone su trasero en bandeja para que su chico se lo perfore

12 min - 11/10/2018 - 573 Visitas

Anal

El último novio que tuvo Jessyka Swan era un soso en la cama y al final, ella decidió dejarle y buscar a un chico que le diese lo que necesita. Cuando al fin lo encontró, no dudó en soltarse la melena y en disfrutar como a ella le gusta de un buen rabo, llegando incluso a ponerle su culito en bandeja para que se lo penetrase. El tipo estaba encantado con la idea y al final, no dudó en seguirle la corriente y en abrir su ojete con su rabo, llevándola al orgasmo como nadie lo había hecho hasta ahora.