La enorme polla de su compañero de piso la vuelve loca

12 min - 12/07/2018 - 1062 Visitas

Interracial

La rubia se estaba bañando en la piscina de la comunidad cuando llegó su compañero de piso, un portento negro cuya enorme polla la vuelve loca. Sin poder controlarse, empezó a comérsela dentro del agua, pero por si aparecía algún vecino indiscreto, supieron contenerse hasta llegar a su piso. Una vez en el interior, dieron rienda suelta a las ganas que se tenían el uno al otro, y el sexo entre los dos fue una pasada.