El repartidor le lleva la comida y de postre su rabo

15 min - 26/07/2019 - 752 Visitas

Jovencitas

Cuando llegó el repartidor con su comida, no pudo evitar fijarse en lo buena que estaba la jovencita. Ella estaba de viaje y se había detenido en un motel para descansar, pero al final acabó sudando la gota gorda. Y es que al notar como el chico le miraba las tetas, la rubia decidió flirtear con él y acabó pidiéndole que le hiciese unas fotos sexys. Tras un rato posando, notó su empalme y por instinto, se lanzó a por su polla y al poco rato, le pidió que se la metiese en la cama durante un buen rato.